Balón Intragástrico


 

Balón Intragástico  ¿QUÉ ES?

El balón intragástrico es un dispositivo ideado para facilitar la pérdida de peso en pacientes con  obesidad. Se   trata de una esfera de silicona que una vez introducida en el estómago bajo  control endoscópico, se rellena con   500-600 cc. de suero fisiológico y se deja flotando  libremente en la cavidad gástrica. El balón, al ocupar   parcialmente el estómago y dificultar su  vaciado, produce una disminución de la sensación de hambre y la   aparición de saciedad precoz  al comer. Con estos dos efectos es más fácil seguir una dieta adecuada y poder   cambiar los      hábitos dietéticos y de ejercicio necesarios para, no sólo conseguir una pérdida de peso, sino   también mantenerla en el tiempo.

 

¿A QUÉ PACIENTES SE PUEDE COLOCAR UN BALÓN INTRAGÁSTRICO?

La colocación del balón está indicada en pacientas obesos de 18 a 60 años, con un índice de masa corporal entre 30 y 40 (obesidad premórbida), que normalmente corresponde a un sobrepeso de 15-25  kg. Excepcionalmente colocamos el balón en casos de obesidad mórbida para disminuir el riesgo quirúrgico o en presencia de contraindicaciones para la cirugía, y en casos de sobrepeso leve hasta la corrección de éste.

¿A QUIÉN NO SE COLOCA UN BALÓN INTRAGÁSTRICO?

Serán excluidos pacientes con trastornos de personalidad, que no les van a permitir seguir una dieta. También personas con cirugía bariátrica previa, hernia de hiato importante o trastornos severos de coagulación.
También serán excluidos las personas no dispuestas a adoptar cambios en sus hábitos dietéticos y de vida.

Nuestros pacientes candidatos a la colocación del balón intragástrico, después de pasar un reconocimiento médico. El médico será el que dictamine en última instancia la conveniencia o no de la implantación del balón.

 

¿CÓMO SE COLOCA EL BALÓN?

El balón se coloca bajo sedación ligera controlada por el médico anestesista y con control endoscópico, introduciendo el balón y el endoscopio por la cavidad oral sin necesidad de practicar ningún tipo de cirugía .El balón se introduce desinflado y una vez dentro se llena con una solución de suero fisiológico que se colorea con azul de metileno.

 

CON EL BALÓN PUESTO. ¿YA SE PIERDE PESO?

No. El balón por sí sólo no produce una pérdida de peso: hay que seguir controles por el médico especialista que indicará y supervisará la dieta., que podrá seguirse con menor dificultad, al no existir la sensación de hambre, ni la aparición de la ansiedad y demás efectos indeseables que normalmente se asocian al seguimiento de dietas de adelgazamiento.

¿CUANTO TIEMPO HAY QUE LLEVARLO Y QUÉ PROBLEMAS SE PUEDEN TENER CON EL BALÓN?

El balón se lleva durante 6 meses, después hay que retirarlo.
Durante los 2-3 primeros días es normal tener náuseas, vómitos y molestias en el epigastrio pues el estómago intenta liberarse del balón. Pasados estos primeros días no suele haber más efectos indeseables.
Durante la primera semana se seguirá una dieta líquida, y progresivamente se irán incorporando alimentos en la medida que el paciente los tolera.

¿QUÉ RESULTADOS PUEDO ESPERAR?

 La cantidad de peso que pierda el paciente y el tiempo durante el cual se mantenga dicha pérdida, dependerá de lo bien que adopte cada persona los cambios en su estilo de vida en relación con la alimentación y el ejercicio.

El BIG es insertado en la Clínica San Roque por un endoscopista experimentado. ICAMEN decide en que pacientes estaría indicado el BIG y lleva el seguimiento nutricional durante los 6 meses en los que el paciente lo lleva y posteriormente a su extracción.
La obesidad es una enfermedad crónica y es fundamental el control del peso periódico tras la retirada del balón, con el objetivo de evitar nuevas recidivas de dicho peso.
La obesidad es una enfermedad crónica y es fundamental el control del peso periódico tras la retirada del balón, con el objetivo de evitar nuevas recidivas de dicho peso.